Exploración Biomecánica

Se realiza una Exploración Biomecánica digital y postural del paciente con la finalidad de detectar los desajustes tanto posturales como anatómicos y estructurales del paciente.

Para ello se realiza una Exploración tanto en “dinámica” (con el paciente en movimiento), como en “estática”, en bipedestación (el paciente de pie), en sedestación (el paciente sentado) y en ocasiones en decúbito supino (el paciente tumbado boca arriba).

En esta Exploración se valoran multitud de parámetros tanto estructurales como posturales y la relación de los mismos en el conjunto postural del paciente. Se valora la morfología del pie, que en función de su huella puede ser plano, cavo o normal y su relación con otros parámetros como el varo o valgo de retropié, supinación o pronación de antepie, torsiones tibiales, rotaciones femorales, anteversiones de cadera, antepulsión, retropulsión del paciente o dismetría de miembros (la diferencia en la longitud de las piernas que puede ser real o aparente).

Mediante un sistema espacial de captación informático (pionero en San Sebastián desde 1994) se digitalizan las huellas del paciente tanto en dinámica como en estática para su posterior estudio y relación con el resto de los parámetros.

Todos estos parámetros tienen una relación directa en la postura y equilibrio del paciente interrelacionados principalmente con los “Exocaptores podales” (pie), el captor visual (vista), captor auditivo (oído interno) y los Endocaptores que rigen la propiacepción de los músculos del raquis, miembro inferior, músculos oculomotores y ATM (articulación temporo-mandibular), la cual también interviene en el equilibrio ostoestático del paciente.

Los Exocaptores podales constan de baropresores dérmicos sensibles a menos de 1gr. De presión que se localizan en la planta del pie y son los encargados de situar el cuerpo en relación a su entorno y las diferentes partes corporales entre sí y en su conjunto.

Actuando con estimulos de presión de microrelives de 1 a 3mm. de espesor con plantillas específicas, se consigue una acción a través del sistema nervioso, sus vías estrapiramidales y centros integradores a nivel subcortical y cortical con regulación cerebelosa.

Esta acción se traduce en una repuesta mediante eferencias musculares sobre las cadenas musculares que ligadas al reflejo antigravitatorio actúan en el sistema tónico postural.

Es decir, con pequeños ajustes de 1 a 3mm. de espesor realizados en las plantillas del paciente se consigue un gran reflejo postural con cambios posicionales globales sobre el eje vertical corporal y consecutivamente sobre el plano transverso y horizontal, siendo de aplicación en multitud de dolencias y lesiones a cualquier nivel de la estructura corporal, las cuales detallamos en el apartado “Indicaciones”.